Asesora sueño infantil

Mi visión de la profesión

Como padres, no tenemos todas las claves, todas las respuestas ni tampoco todas las metodologías y es a veces necesario contar con los servicios de una asesora de sueño infantil.

Creo que ser padres no significa renunciar a nuestra libertad. Los padres y niños no deben tener que sufrir años de privación de sueño, sobre todo porque es algo que influye en nuestra salud. 

También creo que en este proceso de aprendizaje para dormir bien tenemos que respetar al niño y sus necesidades. Debe aprender a dormir de forma autónoma y placentera.

Uso la psicología positiva, la diversión y la educación respetuosa, ¡para transformar vuestros nuevos hábitos en higiene de vida quotidiana! 

No hay una receta mágica.
¡Hay miles! ¡Una para cada niño!

La que te ayudará está hecha a medida y combinará métodos efectivos respetando el frágil equilibrio de tu peque.

Saber dormir solo es parte del proceso evolutivo del niño. Es algo que debe aprender a hacer por sí mismo. Y nosotros los padres lo vamos a ayudar de forma positiva, estando atentos a sus emociones.

¡Trabajar codo con codo! El programa personalizado también debe estar muy atento a la madre, para así respetar sus deseos. La implicación y la convicción de los padres en las técnicas propuestas es fundamental.

Mi asesoramiento permitirá cubrir las necesidades actuales, pero también transmito mis habilidades y los medios para que los padres puedan prevenir y actuar de manera autónoma en función de las necesidades futuras de sus niños. 

1, 2, 3… Listos para empezar?

Sobre mí

Me llamo Aurore, soy Asesora de sueño infantil y Coach certificada. Ayudo a los peques a dormir y a toda la familia a recuperar el descanso. 

Con esta doble titulación de asesora y coach estudio todo el entorno de tu hijo para detectar dificultades, bloqueos emocionales, abordar todas las situaciones relacionadas con su sueño y poder dar la mejor respuesta a todas sus necesidades.

¿Quieres saber la historia de Happy Sleep?

Tras mi primer embarazo, mi interés por el coaching infantil se convirtió en una verdadera vocación y en mi nueva trayectoria profesional. 

Max, mi primer hijo, siempre tuvo problemas para dormir. Lo intentamos todo para calmarlo y poder volver a vivir noches tranquilas. Y, como muchos padres, nos enfrentamos a las mismas dificultades. Primero, la falta de información, y segundo, el agotamiento. Esto nos llevó a adoptar malos hábitos de sueño, pues en la vida de los padres, más allá de la utopía y la realidad, ¡está la supervivencia!

Por ello, empecé a buscar alternativas para mejorar nuestra calidad de vida. Asistí a diferentes formaciones y cursos de sueño infantil en los que aprendí estrategias para conseguir que mi bebé durmiera solo.

Fue la mejor inversión que he hecho en mi vida.
En solo 4 días conseguí resultados increíbles y recuperé mi libertad. 

Mejoramos la dinámica familiar en casa y el estrés se convirtió en felicidad y una complicidad infinita con mi bebé.

A partir de este momento empecé a hablar con la gente de mi entorno, especialmente con los padres que estaban pasando por la misma situación, mis amigos o los padres que esperaban a sus hijos en la salida del cole. Muchos de ellos me pidieron consejos y soluciones. Así fue como decidí crear Happy Sleep.

¿Mi nuevo propósito? 

Dormir a los bebés para despertar a las mamás.